CONSEJO:

Si por tu configuración de pantalla la letra te resulta pequeña, recuerda que puedes aumentarla fácilmente manteniendo pulsada la tecla Control y moviendo hacia delante la rueda del ratón.

jueves, 23 de marzo de 2017

Metepatas / Auras / Mercadotecnia

— Si Walt Whitman —explica Pepe Ramos— nuestro hilo conductor de la sesión, ejerció de corresponsal para varios periódicos, nuestro próximo poeta cada semana nos hace un repaso poético de la actualidad.
— Buenas noches y muchas gracias por venir. El primero se refiere a unas chapuzas que se han conocido hace poco. Como siempre que hablo de algo, en mi blog, Discursos a los diablos, está el enlace a la noticia.

   METEPATAS

La agencia de inteligencia,
derrochando incompetencia,
reunió en un grano de sal
un tremebundo arsenal
de espionaje masivo,
insidioso y abusivo.

Para que el televisor,
incluso estando apagado,
transmitiera sin pudor
lo delante de él tratado.

Para en tu móvil entrar
y dar cuentas detalladas
de cualesquiera chorradas
que te apetezca largar

O piratear tu tableta,
saber qué páginas ves
y aprovecharse después
de esa de información veta.

Y ese fatídico grano
fue luego de mano en mano
difundiendo el arsenal
entre quienes por oficio
tienen buscar beneficio
de forma delincuencial.

Hasta que la intervención
de héroes de las filtraciones,
que están, sin contemplaciones,
revelando a discreción
todos los turbios manejos
de tan cotillas tipejos,
nos ha puesto sobre aviso,
y se podrá combatir
ese afán de introducir
invitados sin permiso.

Por sus averiguaciones
en lo que se está cociendo,
a Wikileaks recomiendo
para altas distinciones.

  11 de marzo de 2017




El segundo trata de algo que me sucede últimamente:

   AURAS

De unas semanas a esta parte
padezco hiperosmia:
percibo olores
de los que antes no me daba cuenta.
Unas veces entro en el vagón de metro
y, por un instante,
me parece un establo.
Otras, un saco de calcetines.
Personas que pasan a mi lado
me dejan un rastro de madera quemada,
de asfalto aceitoso,
de libros usados,
de ciprés herido,
de dalias fugitivas,
de almacén húmedo,
de margaritas brotadas.

Lo he consultado,
por si fuera un tumor
que estuviera creciendo en mi cerebro
y afectando a mi percepción.
Pero las causas son siempre medicamentos
que no estoy tomando.

Solo puedo concluir
que mis neuronas,
tan creativamente autónomas
han hallado por casualidad un nuevo camino
y lo están explorando.
¡Quién sabe a dónde me llevarán!

  3 de marzo de 2017



Y por último:

Este surgió de un tirón 
al salir de la sesión 
de la semana pasada, 
pues mi vista afortunada
tropezó con un cartel
y reflejado vi en él
lo que el el verso segundo 
grito sardónico al mundo.   

    MERCADOTECNIA

¡Nos venden cada cosa!
La leche sin lactosa,
la grasa que no engorda
la grabadora sorda,
la ropa transparente,
el helado caliente,
carne fresca podrida,
vitalidad suicida,
la vivienda invivible,
la tristeza risible,
gaseosas sin burbujas,
muy religiosas brujas,
la Navidad sin Niño,
afecto sin cariño,
lágrimas de alegría,
vivencias de agonía,
heridas luminosas,
espinas sin las rosas,
espadas como labios,
agradables agravios,
guerra sin armamento,
felicidad sin cuento,
pensamiento automático,
cuerdos de frenopático,
la libertad sin ira
y el amor sin mentira.

  9 de marzo de 2017

De esta sesión me gustaron especialmente ADN, de Pepe Ramos; El amor se marchita y Dulce veneno, de Maricha;  los de Francisco Rodríguez sobre el cuerpo femenino; y el homenaje de Claudio Lier a Gata Cattana